La rueda de la vida para los objetivos profesionales del abogado

La rueda de la vida para los objetivos profesionales del abogado · #forlawyers

Leyendo el magnífico artículo de Sara Molina sobre la motivación para trabajar objetivos y metas en nuestros despachos profesionales, he pensado en aportar un granito más de la mano del coaching en esta lucha por conseguir los objetivos profesionales y las metas personales.

Se trata de comprobar que el objetivo que te has planteado está bien formado, esto es:

  • por un lado, que no sólo puedes conseguir el objetivo, sino que, además,
  • cuando lo consigas, dicho objetivo no interferirá problemáticamente en otras áreas de tu vida.

Para conseguir objetivos y metas en vida personal una herramienta conocida y muy utilizada en coaching es la ‘rueda de la vida’, que puede aplicarse a en el ámbito profesional como ‘La rueda de la vida para objetivos profesionales‘, con la que conseguiremos tener una visión general y global de nuestra vida e identificar posibles desequilibrios.  El ser consciente de éstos nos permitirá definir nuevamente objetivos que contribuyan a mejorar el área más débil. Además, conseguiremos un engranaje perfecto facilitando que ‘la rueda’ gire, lo que significa él éxito en la consecución de nuestros objetivos profesionales, y también de nuestras metas personales, que indudablemente deben ir ligados.

La utilización de esta herramienta de coaching es muy sencilla. Consiste, simplemente,  en preguntarte cómo está cada área de tu vida en este momento asignándole un puntuación del 1 al 10. Conectados los puntos obtenemos la representación gráfica de la ‘Rueda de la vida para objetivos profesionales’

Podemos utilizar este procedimiento al inicio y al final de un proceso de emprendimiento o de cambio. De esta manera podremos comprobar el progreso y/o la posible desviación en la consecución de nuestros objetivos. Es perfecta cuando vamos a iniciar la andadura profesional en un despacho de abogados propio y también cuando nos iniciamos en una firma.

Y, en cualquier caso, también es recomendable practicarla una vez al año para revisar nuestras metas y motivaciones. Yo lo hago y realmente me ayuda a detectar oportunidades y a tomar decisiones.

Lo explico con más detalle:

  • Se trata de un círculo central en el que describo mi objetivo utilizando la técnica SMART (que sea específico, medible, alcanzable, realista y determinado en el tiempo). Y por supuesto, no sólo qué quieres conseguir, enunciado en positivo, sino además cómo sabrás que lo has conseguido, qué verás, qué oirás, que sentirás. Imaginar la escena de cómo será cuando hayas conseguido tu objetivo ayuda a definir la manera en la que te irás acercando sensorial y emocionalmente a tus objetivos. Si depende de ti, si está bajo tu control, qué harás específicamente para lograr el objetivo, qué beneficios obtienes…  Es la técnica de la ‘visualización’.
  • Alrededor de él se generan otros círculos concéntricos correspondiéndoles, de manera ascendente, una puntuación del 1 al 10 a cada uno.
  • En el exterior se sitúan las etiquetas. Estas se cumplimentan con lo que es realmente importante para ti. Pueden ser tantas o tan pocas como quieras, pero ocho etiquetas nos permiten trabajar con facilidad en la rueda. Por ejemplo, para la ‘rueda de la vida’ pensaríamos en la salud (física y mental), la situación económica, la familia, la vida social, la diversión (ocio y entretenimiento), el desarrollo personal, el desarrollo espiritual, el trabajo, el entorno. Desde aquí puedes ir en cada área, tan al detalle como quieras.

En el entorno profesional, cuando pretendemos reflexionar estamos acostumbrados a preguntarnos cuestiones del tipo: ¿qué opinión sobre mí tendrán los demás compañeros de despacho? ¿Cómo medirán mi rendimiento profesional en la firma?… y pocas veces nos paramos a pensar en cómo nos sentimos. Parece que si dejas de ser racional eres menos productivo o peor abogado, cerrándonos en expresiones, muchas veces vacías y manidas como “me apasiona el ejercicio de la profesión”, sin haber reflexionado tan siquiera en el conocimiento sobre ti mismo, tus valores profundos y la conciencia de tu situación actual. Por este motivo debemos esforzarnos en ir un poco más allá de lo puramente racional para extraer de esta herramienta la mejor que nos pueda dar.

A modo de ejemplo práctico, podríamos configurar la siguiente ‘rueda de la vida’ por objetivos profesionales, aunque lógicamente esta cambia en función de los objetivos que nos planteemos.

Objetivo: Evaluar si me siento a gusto con mi trabajo actual en la firma.

Etiquetas (lo que es importante para ti):

 

  1. Las relaciones con mis compañeros.
  2. La remuneración que percibo.
  3. Mi reconocimiento en la firma.
  4. Funciones que realizo.
  5. Mantenerme en el puesto que ocupo.
  6. Posibilidades de carrera de promoción profesional interna.
  7. Valor del aprendizaje y la formación en la firma.
  8. Posibilidad de independizarme en despacho profesional propio o cambiar de firma.

 

 

Preguntas que me ayudan a la reflexión y a adjudicar el valor correspondiente a cada etiqueta.

 

 

1 · Las relaciones con mis compañeros

¿Cómo me siento personalmente con el resto de compañeros? ¿Me siento integrado en el equipo? ¿Colaboro en la creación del sentimiento de quipo? ¿Qué imagen creo que los demás tienen de mí? ¿Qué podría mejorar o cambiar de dichas relaciones? ¿Cómo influyen en el ambiente general de la firma las relaciones con los otros profesionales?

2 · La remuneración que percibo (Valor tangible)

¿Estoy satisfecho con los ingresos que percibo? ¿Creo que realmente son acordes con mi labor y mi profesionalidad? ¿Me compensan las retribuciones en especie que me aporta mi trabajo? ¿Tengo opciones reales de conseguir una mayor remuneración? ¿Qué méritos he acumulado que me permitan conseguirlo?

3 · Mi reconocimiento en la firma (Valor intangible)

¿Siento que se valora el trabajo que desarrollo? ¿Se respetan mis valores? ¿Qué esperas tú de los demás? ¿Qué crees que los demás esperan de ti? ¿Cuál sería para ti un escenario ideal para conseguir el reconocimiento que quieres? ¿Cómo podrías conseguirlo?

4 · Funciones que realizo

¿Estoy satisfecho con esas funciones? ¿Sería importante para mí un cambio de funciones o de puesto? ¿Cuáles serían mis funciones o departamento ideales? ¿Qué habilidades necesitaría para ese cambio? ¿Qué acciones podría emprender para conseguir el cambio?

5 · Mantenerme en el puesto que ocupo

¿Me siento satisfecho con mi rendimiento? ¿Realmente quiero trabajar en esto y de esta manera? ¿Cuáles son mis motivaciones para permanecer en él? ¿De qué manera puedo mostrar un alto desempeño y satisfacción para que sea considera esta opción por los ‘jefes’?

6 · Posibilidades de promoción por carrera profesional interna

¿Estoy desarrollando funciones que generan valor a la firma? ¿Qué circunstancias podrían contribuir en mi escala profesional? ¿Qué cualidades me hacen destacable y cómo puedo sacarles partido? ¿Se adecúan mis expectativas a la realidad? ¿Quiénes podrían ayudarme?

7 · Valor del aprendizaje y la formación en la firma

¿Qué aprendizaje creo que me va a reportar mi paso por la firma? ¿Creo que la formación  que pueda obtener estará alineada con mis objetivos profesionales y personales? ¿Qué me motiva a seguir formándome?

8 · Posibilidad de independizarme en despacho profesional propio o de cambiar de firma

¿A qué estoy dispuesto a renunciar que me reporta la firma actual? ¿Cuál es tu proyecto soñado? ¿Qué virtualidad tendría respecto del mercado? ¿Cuánto esfuerzo estás dispuesto a invertir para conseguirlo? ¿Tienes un plan ‘B’ para el caso de que no salgan como has pensado?

¿Qué criterios indispensables debe tener mi firma ideal? ¿Y qué valores indispensables? ¿Qué habilidades y capacidades te hacen destacar sobre otros posibles candidatos? ¿Qué es lo que más te motivará del nuevo trabajo?

 

El siguiente paso consiste en atribuir los valores del 1 al 10 según tu nivel de satisfacción actual.  Identificar y valorar las cosas que para ti son importantes te da la oportunidad de buscar objetivos que potencien las áreas que tienen una puntuación más baja.

 

 

Por último, una vez que hayas conseguido tu objetivo es importante volver a revisar la rueda y reflexionar sobre las cosas importantes en tu vida y sus valoraciones, si cada objetivo que te has planteado contribuye a mejorarlas y en qué manera. De igual manera la reflexión permite analizar en qué medida lo realmente importante en tu vida contribuye a conseguir tu objetivo profesional.

Ser capaz de mantener el equilibrio entre las cosas importantes de tu vida es clave.

¿Preparados, listos, ya para conseguir nuestros objetivos profesionales y nuestras metas personales?

 

Te animo a ponerlo en práctica y si te apetece a compartir tu experiencia comentando en este blog.

Este artículo ha sido publicado en el Blog del Consejo General de la Abogacía Española ‘Gestión y Coaching’, también puedes acceder a él en este enlace ‘Blog Gestión y Coaching’ del CGAE  por otro lado,  allí encontrarás más artículos que yo  misma he escrito, y los de otros compañeros que nos enriquecen constantemente con sus aportaciones.

Si quieres ir recibiendo cómodamente en tu correo los artículos que voy publicando, suscríbete a mi blog.

Ya me lo cuentas ¡¡¡

Cristina M. Ruiz Pérez

Abogada · Consultora en Creatividad Innovadora.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s